Soy Antonia Peláez, capricornia de 1980, natural de Barcelona, mujer todoterreno.

 

Me maquillo en cinco minutos y me visto en dos, pero siempre soy la última en aparecer porque me despisto con los duendes. Empecé tarde la carrera de Comunicación, empecé tarde a despojarme de mis miedos, de mis complejos y mis temores. Empecé tarde a escucharme y también a creer en mí, pero el día que la ilusión y las fuerzas flaquearon como nunca y me hallé viviendo una vida que me ahogaba, me di cuenta que no era tarde para coger mi realidad vacía y llenarla con mis sueños.

 

Los pinceles y yo nos hemos reencontrado y la forja se ha unido a la aventura. Ahora el camino es totalmente diferente al que transitaba, pero en las huellas de mis pasos observo el rastro de la magia.

 

Forjadora d’hores

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE